Así supongo que se siente cuando se quiere sanamente, a un abrazo que podría ahuyentar cualquier guerra, su corazón en la misma sintonía que el mío y sentir que lo único que nos separa es la piel tibia que cargamos.
Se siente como haber puesto su fe por fin en algo que no se caerá con el tiempo porque estas con alguien que no te suelta ni un segundo, que no te juzga por querer volar porque vive seguro de que siempre volverás…