Llegamos a ese parking, y comenzamos a besarnos y meternos mano, nuestros besos nos iban encendiendo, nuestros labios se buscaban, con pasión, nuestras lenguas se unían en un baile, buscando nuestro sabor…
Cuando ya no podíamos más, y nuestras manos volaban por nuestros cuerpos, salimos de ese coche, y nos dirigimos al baño.