Y de repente tuve un sueño, tan animal y primitivo, y solo éramos los dos y nuestras ganas de follar. A ti y todos tus miedos, a tu cuerpo y tu mente, como nunca te habían follado…