Cuando la vida cambia de repente, cuando en un segundo todos los privilegios se esfuman como el humo, cuando la vida normal que conocíamos y la libertad era algo dado por sentado, cuando nos creíamos reyes del mundo y el individualismo del ser humano era lo primordial, aparentar era el motor y el móvil nuestra única preocupación. Llega algo que nos demuestra que todo se puede ir a la mierda, y nos quedamos en shock…