Solos él y yo, un colchón en el salón de aquella casa que siempre era familiar, los dos desnudos uno frente a otro, mi mano subía y bajaba por su cuerpo, solo quería sentirlo, el hacia leves sonidos de placer cuando sentía las yemas de mis dedos pasear por cada rincón de su cuerpo.